miércoles, 6 de agosto de 2008

Maracaibo es Maracaibo...

El que haya tenido la dicha de nacer en este caluroso suelo sabe por experiencia lo que significa desayunarse en una esquina con empanadas y mandocas con su respectivo refresco (gaseosa), tomar un autobus repleto de personas y con un sonido estridente que al bajar de esa unidad no recordamos nuestro nombre, de lo staurdido que resulta esa travesía. El marabino que emigra se lleva el calor sofocante de esta ciudad, el bullicio de su gente, porque la verdad este ciudadano del mundo se hace notar en cualquier parte por su alegría y espontaneidad. Con toda persona que encuentra en su camino entabla una instantánea relación familiar, lo llama primo, hermano y hasta sin tener conocimiento del otro individuo lo invita a tomar licor y luego con tremenda borrachera llegan a su casa como viejos conocidos. Así es la gente de esta tierra espontanea, alegre, bulliciosa, esto se ve reflejado en el colorido de sus casas y sus edificios. En próximas entregas compartiremos con ustedes historias y anécdotas de esta interesante y hermosa ciudad. Asi es Mracaibo, señor turista lo recordaras igual que yo...

No hay comentarios:

ESTAS ESCUCHANDO...

Escribenos

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *